Lesiones del manguito rotador

El hombro está compuesto de tres huesos: húmero, omóplato y clavícula. El manguito rotador es una combinación de músculos y tendones que mantiene el brazo centrado en la cavidad del hombro y permite su movilidad, la separación del brazo del cuerpo y llevar éste hacia arriba. Las lesiones más frecuentes son: bursitis, inflamación de los tendones, desgarro de ellos y artrosis.

Bursitis Las bolsas son sacos pequeños llenos de líquido que actúan como almohadillas entre los huesos y los tejidos blandos y reducen la fricción entre los músculos que se deslizan y el hueso. El uso excesivo del hombro en gestos repetitivos lleva a inflamación e hinchazón de la bolsa entre el manguito rotador y parte del omóplato. La bursitis dificulta actividades diarias, como peinarse el cabello o vestirse.

Tendinitis El tendón es un cordón que conecta el músculo al hueso. Sufre un desgaste que ocurre lentamente con el paso del tiempo; actividades con el brazo por encima de la cabeza, tanto en el trabajo o los deportes, pueden llevar a tendinitis aguda. Las enfermedades degenerativas, como la osteoartritis o el uso y desgaste repetitivo debido a la edad, pueden llevar a una tendinitis crónica.

Desgarro tendinoso Puede ser el resultado de lesiones agudas o cambios degenerativos en los tendones debido al envejecimiento, uso excesivo prolongado, uso y desgaste continuo, o una lesión repentina. Estos desgarros pueden ser parciales o completos con separación de los extremos.

Artrosis El desgaste articular genera inflamación, dolor y rigidez, lo cual se desarrolla lentamente y el dolor que produce empeora con el tiempo. La artrosis suele estar relacionada a lesiones deportivas, lesiones laborales y al uso y desgaste crónico, desgarros del manguito rotador, infecciones o a una inflamación del revestimiento de la articulación.

Clínica El síntoma principal es el dolor, generalmente más intenso por la noche y al mover el brazo. En ocasiones el dolor baja por el brazo pudiendo llegar a la mano. Puede comenzar de forma insidiosa, sin relación con esfuerzos o traumatismos previos, o de forma aguda, normalmente tras accidentes, lo cual se acompaña de pérdida de movilidad del brazo. Actividades como peinarse, ponerse un saco o dormir sobre el hombro o con el brazo sobre la cabeza suelen generar estas molestias. Esta patología puede provocar un dolor agudo, y en caso de ser una patología crónica un dolor sordo que dura varios meses. Si se prolonga mucho tiempo puede aparecer lo que se llama un “hombro congelado” o capsulitis adhesiva, en la que al dolor se añade una disminución global de la movilidad del hombro. En desgarros completos del manguito rotador la impotencia funcional es total.

Estudios para evaluar la lesión Radiografías: MRI, Ecografía y Tomografía Computada.

Prevención Moderar las sesiones de entrenamiento en caso de practicar deportes o tareas que demanden sobreuso del hombro, tener períodos adecuados de descanso, realizar precalentamiento, así como ejercicios de estiramientos y de fuerza.

Tratamiento Generalmente involucra reposo, aplicación de hielo en la zona, modificación de actividades que impliquen movilización del hombro, evitar el esfuerzo excesivo, medicamentos para reducir la inflamación y el dolor, terapia física para mejorar la fuerza y flexibilidad del hombro, y eventualmente en caso necesario cirugía.

Publicado en Sin categoría.